Antonio Arroyo Silva – Veintiocho de septiembre

VEINTIOCHO DE SEPTIEMBRE

A Álvaro Rodríguez Pérez

Hoy, veintiocho de septiembre, a punto

de dar por terminado este desvelo

y dejarlo después en el País

de ese Nunca Jamás que retomamos

como nuestro los ínclitos viandantes

de estas calles dormidas del olvido,

bendecimos la lluvia, las heridas

en los dedos del pie al darle patadas

a las piedras-balones de fútbol.

Bendecimos la fiebre que tuvimos,

las raleras de gofio con cerveza

y la «ñema» de huevo. Bendecimos

las vacunas que criaron cual volcanes

en el brazos, los piojos, el vinagre

en la cabeza de los pobres para

matar los piojos. Bendecimos

el duro que nos daban al mes, el polo

en las butacas de los cines, las risas

vecinas de Mercedes. Los lamidos

de la perra, el lagarto al fondo

de la lata de aceite que murió

por amor a las cáscaras de un plátano

podrido. Hoy, veintiocho de septiembre

de un año turbulento.

Antonio Arroyo Silva (La memoria del roce)

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s