Maruja Salgado – Soneto

                                                                                                                                                   

 En memoria de Ma.
 A mi querida abuela.




 Soneto 
                      
Conserva la elegancia, la lejana
belleza de sus ojos grises luce
opaca y fría,  al dolor conduce.
Traigo al presente a  mi querida anciana.

El temple en su prestancia soberana,
una hija muerta chilla en su semblante,
apacible  su rostro, no obstante.
¡Por volverlo a mirar muero de gana!

Un suave estremecer es su recuerdo,
¡quién pudiera salvarla de su vida!,
tan lejos ya los años que me pierdo.

¡Ay, cómo extraña y duele su partida!
Era su pensamiento ágil y cuerdo,
mujer de un siglo atrás y aún sentida.



Maruja Salgado

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s