Rosario Ibrahim – Mi primer papel

Mi primer papel

De regreso por África, me levanto de la cama, con la imagen de la cuidad fantasma en el desierto de Namib. Me preparo un buen tazón de café y me dispongo a ver las fotos de aquellas casas en ruinas, llenas de arena. Algunas de ellas, con sus paredes pintadas de vivos colores, desconchadas y agrietadas, me llevan a mi infancia, a la casa derruida, sin apenas techo, donde solía jugar, que se encontraba detrás de la residencia donde me crie. Esa casa donde solía pasar mi tiempo libre, y que también tenía las paredes agrietadas, de vivos colores, pero con graffiti de todo tipo, fue mi patio de recreo y mi escondite preferido.

Como si hubiera encontrado diamantes y los hubiese robado, como ocurrió en Kolmanskop en 1912, aquel sitio fue un tesoro creativo para mí. Él despertó mi curiosidad a un mundo desconocido; el real y el literario. Sus paredes variopintas inspiraron mis primeros cuentos, tal es así que fueron mi primer papel donde empecé a escribir.

Rosario Ibrahim

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s