Manuel Díaz García – Microrrelatos

Cambiar de aires

cambiar de aires

El conejo, más que harto, y con las orejas desgarradas, abandonó la chistera, dejando en su lugar una demanda por maltrato laboral.                                                                                               

 

A veces sucede

a veces sucede

La amó, porque desde un primer momento ella supo lamerle las heridas.

 

 Tomárselo en serio            

tomárselo en serio                                                                                    

Su maestro le dijo “si tienes un sueño, tómatelo en serio”. Ella se lo tomó tan en serio que, con sus propias manos, fabricó la cuerda con la que se quitó la vida.                                                                                                    

A pesar de todo, amor de madre        

a pesar de todo amor de madreTodas las noches le cantaba la misma nana, sin importarle lo más mínimo el pequeño detalle de que él había nacido muerto hacía ya más de cuarenta años.

Facebook: Manuel Díaz García

     

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s