TE RECOMENDAMOS… Ciudadela, de Antoine de Saint-Exupéry

Ciudadela, de Antoine de Saint-Exupéry

Una reseña de Roberto Iglesias

Porque es preciso conocer lo que se quema para que la luz sea bella”

A veces, algunos escritores tienen que padecer el sombrío castigo de contemplar como una de sus obras opaca de modo absoluto el resto de sus escritos: Cervantes, Conrad…. Antoine de Saint-Exupéry entre ellos. Y es que “el principito” emerge como un Himalaya en su producción pero hay que advertir que este símil es totalmente engañoso porque en realidad Exupery es , en el fondo, un aviador-escritor que redacta in progress, es decir, su obra emerge girando sobre unos ejes temáticos comunes . De modo que en su última obra, en realidad un manuscrito inconcluso tal como advierte Simone de Saint-Exupery, aúna todas las líneas de fuerza de su narrativa dando lugar a una obra singular: entre poética y aforística.

La siguiente advertencia pues, no es baladí: es imposible afirmar haber leído a Exupery si no se ha acometido la lectura de Ciudadela. Pues en ella se encuentra explicitada la filosofía y la moral poética de este escritor con todas las contradicciones propias que encierra intentar descifrar esa antinomia que se llama “ser humano”.

Obviar lo imprescindible siempre es sinónimo de temeridad e ignorancia.

Roberto Iglesias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s