Maruja Salgado – Los callaos

Los callaos

Entre ellos crecía la hierba que arrancábamos a manojitos. Precioso quedaba el efímero Portal de Belén sobre la acera con sus huertas y ríos de platina.

En días de lluvia corría el agua por la calle empedrada y se encharcaba que da gusto.

El verde, el agua, el barro y la piedra; pleno campo.

Una vez penetró en las casas un olor caliente y negro y las chiquillas salimos entusiasmadas a contemplar la máquina humeante, como si se tratara de un juego nuevo.

El manto espeso y pegajoso que escupía fue cubriendo las zanjas ya taponadas, heridas que arrancaron los callaos de mi calle.

Había llegado el progreso y el campo se apartó para siempre de la ciudad.

Maruja Salgado

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s