2 comentarios

  1. Me parece muy atractiva la idea de tener los ojos tan pegados a la realidad que es imposible detectar la gloria, que generalmente llega después, con la mirada distante, o que, quizás, simplemente no exista. Gracias, MDM, por echar luz sobre la vida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s