Rubén Mettini – Sonatas de Beethoven

Sonatas de Beethoven

   Se enamoró cuando escuchó unas notas volando por el piano, en el piso superior al suyo. Ese hombre tocaba la Patética y la Appassionata una y otra vez. Ella conocía muy bien las sonatas. Imaginaba esas manos acariciando su cuerpo, recorriendo sus pechos. Se entregaba totalmente a la fuerza de unos dedos que la poseían. Amaba al pianista, quería conocerlo.  

   Una semana después, a la entrada del edificio, interrogó al portero. Mientras charlaban, salió por la puerta un niño de 10 años con una carpeta bajo el brazo y los saludó gentilmente. El portero dijo: Ahí tiene al crío que nos tortura todo el día con el maldito piano.

Rubén Mettini

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s