TE RECOMENDAMOS…Villa Melpómene, de Santiago Gil

Villa Melpómene, de Santiago Gil 

SANTIAGO GIL, ESCRITOR.
SANTIAGO GIL, ESCRITOR. VILLA MELPÓMENE. 

Una reseña de Rubén Mettini

Además de la reseña de esta novela, aquí narraré brevemente la búsqueda de este libro. En enero de 2017, leí en el periódico Canarias 7 una noticia sobre la adaptación al cine de esta obra. Un fragmento de la noticia decía:

Villa Melpómene es el recuerdo más sólido que queda de las estancias del músico Camille Saint-Saëns en Gran Canaria. El nombre de esta casona roja, sepultada por la GC-2 a la altura de la entrada de Santa María de Guía, dio título a la novela de Santiago Gil en la que recreaba los inviernos que el compositor francés pasó en esta casa entre los años 1889 y 1909. Ahora, de la mano del cineasta y productor tinerfeño Juanma Villar Betancort, el libro del escritor grancanario será adaptado al cine.”

Me quedé estupefacto porque no sabía que Saint-Saëns había vivido en Gran Canaria. Debo confesar que amo a este músico. Enumero las composiciones que despertaron este amor:

1. Sanson y Dalila, una de mis óperas preferidas. El aria que canta Dalila para seducir al héroe de larga cabellera: Mon coeur s’ouvre á ta voix, a mi parecer, es de los más hermosos fragmentos compuestos para la música operística.

2. El cisne, una pieza que forma parte de El carnaval de los animales, que ha servido para crear un bello número de ballet clásico, conocido como La muerte del cisne.

3. La Danza Macabra, que fue considerada una obra de mal gusto en su época porque reproducía el entrechocar de los huesos de varios esqueletos.

4. Los cinco conciertos para piano que son muy admirados por los melómanos.

5. El Vals Canariote que quiso ser un homenaje a las islas.

En resumen, tenía muchas razones musicales para interesarme en esta novela.

 

Saint_Saëns_y_la Villa

Allí comenzó la búsqueda del libro de Santiago Gil. Aunque conozco bien a Saint-Saëns, desconozco completamente al autor, aunque se trate de uno de los escritores más renombrados en Gran Canaria y a quien la mayoría de “letra heridos” mencionan por sus novelas y por sus talleres de escritura. Me puse a buscar en la mayoría de librerías de Las Palmas la novela Villa Melpómene, pero ningún librero la hallaba ni siquiera en sus búsquedas en el ordenador. Suponía que los ejemplares estaban agotados, que no se había vuelto a editar. Así pasaron los meses, hasta hace pocos días que se me ocurrió explorar en Amazon y la hallé, aparecía publicada por ATTK Editores, supongo que exclusivamente en formato e-book. De este modo pude leerla.

La trama da vida a un personaje contemporáneo, de nacionalidad francesa y de padres españoles emigrados. Un escritor que, como fracasó como novelista, se dedicó a escribir biografías de gente famosa. Ya ha publicado una biografía del músico, pero sigue interesado en su vida al visitar Gran Canaria y conocer la casona –que da nombre a la novela– donde Saint-Saëns paso siete temporadas entre 1889 y 1909. El biógrafo encuentra en Villa Melpómene unos diarios que han permanecido ocultos. A partir de allí, la novela va entrelazando el diario del biógrafo –y los problemas con su pareja con quien acaba de romper– y los diarios que supuestamente escribió Saint-Saëns alrededor de 1909, cuando ya tenía 64 años, y gozaba de la soledad de la isla, alejado de la vida mundana de París.

La ficción está maravillosamente construida. Aunque los diarios del músico son ficción, las referencias a su vida están creadas con sumo esmero. Saint-Saëns se casó a los 40 años con una adinerada joven. Tuvo dos hijos con ella. El primer hijo se cayó por una ventana y murió a los cuatro años de edad. El segundo, murió seis semanas después, aquejado de malaria. El músico acusó a su mujer de ambas muertes y fue la razón decisiva para abandonarla definitivamente. Por detrás, se ocultaba otra razón: la homosexualidad del músico. Según nos cuentan los diarios apócrifos creados por Santiago Gil, en esa estancia en Villa Melpómene, el músico establece una relación con un joven inglés, profesor de las hijas de una familia de la colonia británica. Saint-Saëns encuentra algo frívolo al joven, que un día, quiere casarse con alguna de esas jóvenes y, otro día, se aferra al amor por él. Este vive acompañado de su viejo perro, llamado Sansón, que camina lentamente acompañándolo en los paseos por Santa María de Guía.

El biógrafo francés hace sus observaciones sobre la vida en Canarias desde la perspectiva contemporánea. El músico mira esa isla, prácticamente virgen a principios del siglo XIX. El todo es un gran homenaje a Gran Canaria y, especialmente, a Santa María de Guia. La novela está llena de ternura, de reflexiones, de sabiduría. Santiago Gil ha sabido ponerse en la piel del músico en su madurez y ha tenido el talento para recrear sus palabras, sus deseos, su vida interior. El autor profundizó con tal sinceridad en la vida del músico al punto que exclamó como Flaubert: Camille Saint-Saëns c’est moi.

Devoré la novela. La terminé en dos días y deseo recomendarla porque su lectura puso en pie para mí la vida de uno de mis músicos preferidos. Además, me dio un gran conocimiento de una parcela de la geografía canaria y, sobre todo, de la existencia humana.

 

Rubén Mettini

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s