Manuel Díaz García – Del poemario ‘Poemas peregrinos’

Poemario ‘Poemas peregrinos’

 

Estoy pariendo muertos desde mi vientre cementerio,
y cada gestación me dura,
lo que tarda una lágrima suicida en arrojarse al abismo
[del olvido imposible.
Tengo las entrañas tan podridas de ausencia
que el pasado es el único tiempo que habito
y en mi interior, se han atrincherado hordas de gusanos
[hambrientos
ansiosos por devorar mi descendencia muerta. 

Soy una mala madre y un, aún peor, padre
y reniego de unos vástagos que van secando mi corazón
[pútrido.
¡Ya no hay amaneceres sin eclipses ni noches en calma! 

¡Ya no sé de risas vivificantes,
ni de caricias en las que no sienta frío y huesos temblando! 

Ataúdes de ébano son mis suspiros,
que no dan a basto para tanta fecundidad exánime,
mis besos maternales se osifican y cándidos,
se posan en los rostros de las calaveras de mis retoños. 

En esta necrópolis uterina, en la que me he convertido,
no hay concesión alguna para la savia,
y algunas veces,
no sé si a consecuencia de una depresión post-parto,
les miro fijamente a la oquedad paupérrima de sus ojos
[y les increpo,
pues muchos y a llegan siendo auténticos desconocidos para mí
y dudo de mi maternidad pero una madre, siempre es una madre,
y aún sin aliento ni fuerzas que me dé valor,
sigo agasajando a mi prole, esperando impaciente el día
en el que algún vientre, me acoja y me para a la muerte. 

 

Manuel Díaz García

Anuncios

9 comentarios

  1. Ohhh mi querido poeta!
    Es grandioso tu poema . En este caso te he visto como poeta maldito.
    Es mamaleónica tú arte literaria; no porque pienses a ratos de distinta forma , sino porque dominas todas las tendencias. Con razón tienes tan diversos poemarios con su propio estilo cada uno que, estoy anhelante porque salgan a La Luz.
    Enhorabuena gran poeta y amigo igual de grande.

    Le gusta a 1 persona

  2. Poesía necrológica la tuya en este caso. Me gusta la descripción que hace esa “madre” o ese camposanto que yo interpreto que habla de su condición de alumbradora de óbitos

    Le gusta a 1 persona

  3. Un poema que entronca con el romanticismo decadente que se gestó en Francia e Inglaterra a partir de 1850. La fascinación por la muerte y todas sus secuelas. Un magnífico poema que creo que, en Canarias, solo puede escribir así, tratando así este tema, Manuel Díaz García. Mi enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s