Eduardo García – Cartas a Roxana

 

Cartas a Roxana

Si yo fuera la luz presurosa de tu sonrisa,

o quizás ese dulce anhelo de tu piel,

vestiría de olas el mar suntuoso

que se extiende bajo tu cintura.

La fuerza desgarradora de ese

último abrazo tenaz aferrado,

a ese aliento entrecortado de tus labios,

en tu huida a lo lejos,

sin mediar palabra alguna.

Me quedé absorto en mitad de las cosas

como cuando abril adormece entre lluvias,

y en mis heridas unas manos

apaciguando ese doliente daño.

A veces dueles tanto en el alma

que la vida no sabe a nada.

Hoy abrigo sin remedio tu ausencia,

como un sonido inmenso,

como ese letargo huérfano de todo,

deambulando por los caminos

en las horas muertas del sueño.

Aunque sé que pudieron contigo,

tus pasos por el desfiladero del miedo,

ambiguas palabras de ayer,

me empujan hoy hacia ti

en medio de tanto vértigo.

Anidado entre tus sombras soy

ese pecho que grita al aire tu nombre,

a sabiendas de que no estás.

Porque este desaliento imperfecto

de mi voz por no tenerte me

hace viajar en la memoria,

para mantenerte pura

y viva para siempre.

 

Facebook: Eduardo García

 

 

 

Anuncios

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s