FOTO-RELATO La mujer del cuadro

La mujer del cuadro

dav

Me cautivó desde la primera mirada. Aquel rostro de mujer, medio oculto por sus propias manos, me eligió. Ahora lo sé. Sus ojos no podían verme y sin embargo los míos la reconocieron en un instante.

Entré en aquella exposición aún no sé por qué. Paseaba sin rumbo fijo disfrutando del sol de la tarde y el bullicio habitual de una calle comercial a esas horas. Unos pañuelos de seda de vivos colores hicieron que me detuviera ante el escaparate. Junto a ellos estaba el cartel que anunciaba que eran los últimos días de la muestra de pintura. Mis pasos me habían llevado hasta allí así que me decidí a entrar. Sobre las paredes, de un blanco inmaculado, colgaban una docena de trabajos, llenando de color, y me atrevería a decir que de vida, toda la estancia. Los lienzos eran impactantes, los rostros difuminados contaban cada uno su historia, pero uno en particular captó mi atención inmediatamente. Una y otra vez me preguntaba quién era ella y qué historia se escondía en esos ojos que cubría con las manos de esa forma. Durante un buen rato olvidé mi propia existencia, mi amargura, mi tortura personal propia. 

No lo pensé mucho. Cogí la tarjeta de la pintora y la llamé. Ningún problema, el cuadro estaba a la venta. Pocos días después y con él bajo el brazo el camino a casa se me hizo eterno. No veía el momento de que formara parte de mi universo particular. La mujer del cuadro me transportó al día anterior en que el doctor me había confirmado todas las sospechas. Mientras intentaba consolarme con estadísticas y probabilidades de mejoría yo hundí mi cara entre las manos, poniendo todo mi empeño en no llorar y en mantenerme fuerte. Me había hablado de cáncer así que habría que serlo. Sólo fue un momento de debilidad.  No podía, no debía permitirme más. La desesperación de la mujer del cuadro, su miedo, su impotencia, su tristeza, su dolor,… fueron los míos.  Esa tarde tomé la decisión de que mis ganas de vivir y mi tozudez me mantendrían en pie. 

Ya han pasado dos años. Vivo el presente que he construido desde entonces. La mujer del cuadro me recuerda cada mañana, desde ese lugar privilegiado de mi casa donde la he colocado, junto a mis libros, cuál fue el principio, dónde está la esencia de la vida y cómo, la mayoría de las veces, la perdía tontamente. Me recuerda que hoy es lo importante y que mañana tal vez no suceda, mañana tal vez no exista nada, ni siquiera yo misma.

Soraya Santana

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s