FOTO-RELATO Muñeca rota

Muñeca rota

muneca-rota


Apuró el paso, apenas anochecía, pero el viento y la llovizna dibujaban ausencias en la calle.
Ella, luchando sola con un paraguas inútil. 


Atrás ellos, descubriendo a la presa.

Sintió los pasos ajenos y apuró los suyos. Igual la alcanzaron.

Dos hombres en la calle solitaria, dos hombres en el viento y la llovizna. Dos hombres con fuego en la mirada.

Primero palabras disfrazadas de inocencia: ¿Solita, no tenés miedo, tan linda?

Luego una mano rasgando el suéter, otra deteniendo las suyas y los ojos ardientes tocándola antes de tocarla.

La mano fuerte, inmensa, ahogando su grito y la fuerza brutal del ataque, los golpes, las groserías, los jadeos insultando la piel de sus mejillas y su cuerpo obligado a conceder placeres.

La eternidad en un momento, todo el horror junto.

Y después la amenaza: No pasó nada, ¿entendés? Nada…

Y ella asintiendo sin querer, pidiendo a la lluvia que se haga diluvio para limpiarla de tanta inmundicia…o para ahogarla.

El vómito la hizo reaccionar. Empezó a llorar pidiendo ayuda.

Hendijas iluminadas la observaban con sus ojos cobardes.

Supo que estaba sola y entonces le creció la furia y se sintió María, Juana, Lucía, Andrea, Marta, Silvia. Se sintió todas las mujeres del mundo y sintió la fuerza de todas ellas.

Su grito fue un rugido que desgarró la noche.

¡HIJOS DE PUTA! A los que me hicieron esto, a los que fisgonean con la cola entre las patas, a los que permitieron que esto me pasara… a todos… ¡HIJOS DE PUTA!

Se sacudió las lenguas, bocas, cuerpos y hedores ajenos y comenzó a arrastrarse por los adoquines. 

La avenida a pocos metros, ridículamente iluminada y bulliciosa. Se acordó de aquella muñeca que su abuelo había arreglado y a la que quería más que a ninguna por sus cicatrices. 

Alguien se arrodilló a su lado… ¡Una ambulancia, una ambulancia….! Pobrecita… 

La lluvia y ella entrelazaban lágrimas y silencios.

Cuando la ambulancia se puso en marcha, la médica acarició su frente. Ella la miró y con una voz casi inaudible preguntó: 

¿Sabés arreglar muñecas rotas?

 

Facebook: Norma Domancich

Anuncios

Un comentario

  1. Muy bueno el relato breve. Me llamó la atención porque yo publico ahora una novela que comienza con una violación similar a la tuya, se llama Helena Herida. Tú, Norma, escribiste esto desde La Plata, y mi muñeca rota vivía en Barcelona. Sigue participanto en Palabra y Verso y mi enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s