TE RECOMENDAMOS… Cada día cuenta, de Yauci Manuel Fernández

Cada día cuenta, de Yauci Manuel Fernández

portada_cada_dia_cuenta_yauci

Una reseña de Rubén Mettini

El domingo 20 de noviembre en la Feria del Libro y la Lectura de Agaete me encontré con Yauci Manuel Fernández, compré su novela Cada día cuenta, me la dedicó y charlamos un rato sobre sus obras. Su novela anterior, La biblioteca de Emma, había tenido una buena acogida por parte de los lectores.

De regreso a casa, comencé a leerla y en dos días la terminé. Cada día cuenta nos cuenta (valga la redundancia) la historia de Marc, un hombre de 38 años que vive en Madrid; está casado con Natalia y tiene una hija de nueve años, Anabel. Marc se ha dejado caer en la rutina y pareciera estar ausente de su existencia. Natalia decide separarse. Así, al cabo de poco, Marc se hallará solo, perderá a su mujer y a su querida Anabel. Por consejo de su hermano, viajará a un pueblo al norte de Finlandia, llamado Oulu. Allí comenzará una nueva vida y conocerá a una joven atractiva de nombre Amanda. Su viaje se interrumpe pronto y debe regresar a Madrid…

A partir de su regreso comienza una segunda parte de la novela que no puedo resumir ni narrar, pero aseguro que deja al lector con el corazón atenazado hasta el final. La trama que allí se desarrolla nos demuestra la maestría que posee el autor para entrar en el alma de los protagonistas, cogidos en sus actos más nimios. Actos que, al fin y al cabo, demuestran la grandeza del individuo.

La prosa de Yauci Manuel Fernández es transparente y, a la vez, profunda. El discurso está perfectamente organizado y el argumento llevado con mano muy segura. La baza más destacada del autor es la forma de introducirse dentro de los personajes y mostrarnos sus reflexiones, a tal punto que a veces creemos que el escritor nos está contando su propia vida.

Me quedé sorprendido cuando, en mitad de la novela, leí en la solapa del libro su biografía. Me enteré así que nació en Santa Cruz de Tenerife en 1993. Si la fecha no está equivocada, Yauci tiene solo 23 años. Me resultó increíble que manejara tan bien los hilos de la trama y la profunda introspección  de los protagonistas con tan pocos años. Su novela nos muestra el valor del error, reivindica la toma de decisiones equivocadas, porque cada día cuenta y un nuevo día nos da la posibilidad de hacer nuevas elecciones y rehacer el camino errado. Y, además, nos enseña a asimilar las lecciones que nos dan las pérdidas.

Creo que no es poco lo que Yauci nos procura con su novela. Solo quedo a la espera de sus nuevas obras porque estoy seguro de que, en pocos años, será un autor de referencia en la narrativa canaria.

Quiero añadir que el libro fue editado por Esdrújula Ediciones, una editorial de Granada con solo dos años de vida, que ha organizado una gira de presentaciones para el autor. En octubre Yauci pudo presentar la novela en Madrid, Granada, Almería y Málaga. Y en este mes de noviembre hizo un buen recorrido por las islas. Entre las nuevas editoriales que van apareciendo como setas después de la tempestad no es habitual constatar tanta preocupación por los autores y, además, descubrir un extremo esmero en la edición de un libro. A tener en cuenta, pues, a Esdrújula Ediciones.

Facebook: Rubén Mettini

Anuncios

Un comentario

  1. Gracias por la referencia Rubén. El saber que hay gente tan joven escribiendo tan bien, preocupándose por la calidad literaria, hace que no perdamos la esperanza… A pesar de que las estadísticas dicen que se lee poco, al menos que sea de calidad. Tomo nota del autor. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s