TE RECOMENDAMOS…’Golpes en la vida’, de Zeneida Miranda

Golpes en la vida. Colección Renacer I, de Zeneida Miranda

Multiverso Editorial, 2016

golpes-en-la-vida-zeneida-miranda

Una reseña de Rubén Mettini

La autora, Zeneida Mirada, es una joven de Santa María de Guía, nacida en 1983. Su primera novela fue Grado de culpabilidad publicada en el 2015. Golpes en la vida apareció este año, editada por Multiverso Editorial. Con el afán de dar a conocer a los escritores del noreste de Gran Canaria, no podíamos obviar la reseñar esta novela.

La trama se desenvuelve en los Estados Unidos. Los dos personajes principales son Sarah Boyle y Henry Butler, ambos detectives privados que trabajan para Peter Campbell, director de la agencia de detectives más prestigiosa de San Francisco. Sarah es una mujer de una gran belleza, con fuerza de voluntad y segura de sí misma. En un viaje que hicieron a Nueva York tiempo atrás, Sarah y Henry disfrutaron de un breve encuentro sexual. Aunque Henry quería establecer una relación más estable, ella desconfió de él. Es un hombre demasiado guapo y tenía muchas aventuras con mujeres para que Sarah confiara en su propuesta. Además ambos están siempre discutiendo ardientemente cuando investigan un caso.

La novela comienza con una agresión sexual muy violenta que sufre Sarah. Ella está inconsciente, las manos y las piernas esposadas a la cama y perdiendo sangre por los puñetazos recibidos. El hombre que la ha violado ha intentado vengarse por haber sido rechazado por ella.

Henry despierta en su casa después de una noche de borrachera. Cuando sabe lo ocurrido, se acusa, se dice que quizás fue él quien violó a Sarah, aunque todo el mundo sabe que Henry la ama. Sarah también lo ha acusado de ser el violador. Cuando consigue volver a su normalidad, él se pone a investigar el caso. Hay varios hombres que han tenido relaciones afectivas y sexuales con Sarah. Deberá investigar a cada uno de ellos.

Por su parte Sarah queda en total estado de shock por la violación, teme salir a la calle, no quiere que ningún hombre se acerque a ella, solo confía en su amiga Angela, que la lleva a vivir a su casa para protegerla de posibles ataques. Además Sarah comienza un terapia con la psiquiatra Catherine Sherwood, quien intentará que Sarah asuma su violación y renazca de sus cenizas.

Zeneida Miranda ha apostado demasiado fuerte en esta segunda novela. Maneja materiales de tres géneros diferentes: el thriller, la chic-lit y la superación personal o renacimiento. En el thriller, como todos sabemos, hay un delito, un asesinato o una violación y una serie de sospechosos que deberán irse descartando hasta descubrir al verdadero culpable. En la chic-lit hay una pareja de gran belleza que quiere amarse, aunque se oponen muchas adversidades y, en incontables veces, los malentendidos y sus mismas voluntades. Todos los personajes tienen una enorme hermosura, viven vidas acomodadas, viajan en coches de alta gama y sus padres poseen mansiones lujosas, con piscina y cerca de la playa. En la literatura chic, las descripciones de los protagonistas son maravillosas, las ropas que llevan son espléndidas y los espacios que habitan también lo son. En la chic-lit jamás aparecerán emigrantes, mendigos o menesterosos, porque eso sería como hallar un molino de viento en una luna de Júpiter. Describo en líneas generales la literatura chic. No todas las características se hallan en la novela de Zeneida Miranda. En su caso, el amor entre los personajes principales es evidente y la tensión sexual se palpa a cada encuentro, pero la realización del sexo no es primordial. Lo esencial es el amor difícil de confesar y esa tensión que mantiene subyugados a los protagonistas y a los lectores que se sumerjan en esa historia de pasión.  

Sumado a estos dos géneros, Miranda se arriesga a poner a Sarah en manos de la psiquiatra, introduciendo la novela en el género de autoayuda, superación personal, rebirthing, renacimiento o como nos apetezca llamarlo. En este género sabemos que la protagonista vivirá diversas torturas internas pero hallará el camino y se reencontrará a sí misma. Tiene que ser así porque la autoayuda debe ser un consuelo para el lector con problemas similares.

Realmente me parece muy arriesgado crear un cocktail con tantos elementos dispares, pero debo decir que Zeneida Miranda se sale con la suya y crea una novela con diálogos muy dinámicos y donde la acción corre con enorme celeridad. Es una novela que no se lee, se devora. Demos un voto de confianza a esta joven escritora de Guía y esperemos sus próximas novelas, ya que A golpes con la vida es la primera entrega de una tetralogía llamada Renacer.

Facebook: Rubén Mettini

Anuncios

4 comentarios

  1. Excelente reseña de la obra de Zeneida, Golpes en la Vida, libro del que nos habló en la entrevista en el programa de radio Poesía Viva de la Atlántida. Gracias por la lección que nos das sobre distintas clases de literatura que la autora maneja en su novela.

    Le gusta a 1 persona

  2. El término fue introducido por Cris Mazza y Jeffrey DeShell como título irónico cuando editaron su antología: Chick-lit: Ficción Postfeminista, publicado en 1995. El género se definió como un tipo de post-feminismo, o de segunda ola del feminismo, que iba más allá de presentar a la mujer como una víctima dependiente del criterio masculino para encontrar su propia valía. El género pretendió mostrar la extensa gama de experiencias que atraviesa la mujer actual, incluyendo el amor, el noviazgo y los problemas de género. La compilación hizo hincapié en trabajos experimentales, incluyendo temas violentos, sexuales y perversos.

    Algunos críticos han señalado que existe un género masculino equivalente en autores como Ben Elton, Mike Gayle, Paul Howard y Nick Hornby, al que denominan “Lad-Lit” o “Dick-Lit”.

    Me gusta

  3. Es cierto Carmela Linares que Zeneida Miranda fue entrevistada en Poesía Viva de la Atlántida. Oí la entrevista y de allí surgió mi interés por leerla y reseñarla, especialmente por ser una escritora de Santa María de Guía. Macu Flores, he introducido un comentario de Wikipedia sobre la Chic-lit. Hay una variedad enorme de literatura femenina de este tipo, cada una con su nombre particular. Sobre la Dick-lit (que significaría literatura del pene) hay un autor estupendo: Nick Hornby. Lo recomiendo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s