TE RECOMENDAMOS…Las Cosmicómicas, de Italo Calvino

Las Cosmicómicas, de Italo Calvino

Una reseña de Eva Cubas

Cosmi

Si los libros abren puertas de nuevos mundos, Las Cosmicómicas de Italo Calvino nos disparan directamente al Universo y nos devuelven a la Tierra, intercambiando el ritmo de la vida cotidiana, con la imparable creación del cosmos en que aquella irremediable se agita. Reseñamos aquí una colección de doce cuentos escritos entre 1963 y 1964 donde el autor juega con la incesante creación del universo, la transformación de la materia y la expansión y contracción del tiempo y el espacio.

Sus personajes, hechos de fórmulas matemáticas o simples estructuras celulares, se encaminan entre galaxias, experimentan la solidificación de los planetas, se mueven de una existencia terrenal a una acuática y juegan entre átomos de hidrógeno, entre otras paradójicas, surrealistas e hilarantes situaciones.

La magia de Calvino estriba en ilustrar complejos conceptos científicos con las reacciones ordinarias de la humanidad más cercana.

Las narrativas cosmicómicas consisten en una concatenación de historias que cuentan el origen y la evolución del universo a través de los ojos de un personaje, Qfwfq. Encarnación del tipo de entidades polimorfas e híbridas tan queridas por el autor italiano, Qfwfq trasciende espacio y tiempo, las leyes de la física y toda clasificación biológica posible. Qfwfq no tiene forma pero se puede tocar en sus límites, es absolutamente conjetural pero también intensamente corpóreo. Los relatos se inspiran en nociones científicas principalmente de astronomía precedidos por un breve paratexto en cursiva que proporciona al lector la evidencia científica o paracientífica donde transita la historia. Así, en “Todo en un punto”, y a partir de una cita que nos recuerda los trabajos realizados por E.P. Hubble para calcular el momento en que toda la materia del universo se concentraba en un solo punto antes de su expansión en el espacio, el viejo Qfwfq rememora la vida cuando “todos estábamos allí (…) ¿dónde, si no, íbamos a estar? Que podía haber espacio, todavía no lo sabía nadie. Y el tiempo, lo mismo: ¿qué queríais que hiciéramos, mientras tanto, estando allí apretados como sardinas?”

La creación del Universo junto a la trayectoria existencial de Qfwfq provocan un descalabre de las coordenadas de la vida cotidiana: la vida animada de los grandes movimientos cósmicos trastocan el tiempo más humano en el inasible acontecer del universo. Quizás la fuerza creadora que impulsa la composición de Las Cosmicómicas sea el deseo de encarnar narrativamente conceptos inmateriales de tiempo y espacio.

Calvino es perfectamente consciente de la inconmensurabilidad entre la infinitud del espacio y el tiempo absolutos y la limitada comprensión desde nuestra experiencia de ambas dimensiones. Para articular esta idea, se teje un denso entramado donde se hace posible imaginar lo imposible gracias a la maestría del autor, que nos sugiere en todo momento una reflexión íntima, desde las estructuras previas de toda nuestra captación de la vida, sobre nuestra ingrávida posición en el cosmos.

Facebook: Eva Cubas

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s