FOTO-RELATO A través del cristal

A través del cristal

«Te lo digo de corazón. Te lo juro, María. Te quiero».
Sentado en una terraza lo observo. Mientras camino, escucho sus palabras. Me detengo. La curiosidad se instala en mí y finjo mirar un escaparate. Tras el cristal se agolpan los objetos: joyas, pañuelos, pequeños espejos… Es Navidad  y las calles se llenan de seres que corren llevando sus mejores deseos en hermosas bolsas y cuidados paquetes,  olvidando que el afecto y el tiempo  compartido son los detalles más  valiosos. Es  invierno  a pesar del Sol de la tarde . Es invierno  en ese cuerpo que, sentado, comienza a derrumbarse. Surcado rostro, escaso cabello,  mirada mate en  un hombre que agarra con dificultad su teléfono móvil en una arrugada y deformada mano mientras sostiene en la otra un cigarrillo casi, como su vida, consumido, mientras pronuncia: «Te lo digo de corazón. Te lo juro, María. Te quiero».

Palabras que  suenan como un  dulce eco hasta que emerge la verdad, tormenta en mis oídos: «Sé que no he sido un buen padre, un buen marido. Sé que  no he correspondido a tanto amor, a tanto  sacrificio… Sé que tu cuerpo está marcado por el mío y que tras tus vestidos, tus faltas y blusas se observan aún tonalidades verdes, azules, lilas…  Pero,  te lo digo de corazón. Te lo juro, María. Te quiero  y  quiero pasear junto a ti esta Navidad, quizá la última para mí».

En ese momento, dejo de mirar el cristal y vuelvo mi mirada hacia un ser mezquino. Pienso en hablarle pues la ira se agolpa en mí como los objetos que he estado observando. No soy capaz y, con lágrimas que empiezan a brotar, me alejo. 

Carmen Quesada

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s