Esther Santiago García- Perra callejera

Perra callejera

No seas, compañera, como el perro tras las rejas, que, de ver reducido su mundo a cuatro esquinas miserables, llega a creer que el mundo es solo eso, y ladra desesperado a cualquiera que se acerque, temiendo que le robe el mundo, que en realidad es celda.

No seas, compañera, como el perro encerrado, que se vuelve desconfiado en su encierro de las criaturas que se acercan a su celda. Él no puede entender lo grande que es el mundo, y que hay espacio para el ir y venir de todas las criaturas, y comida para saciar todas las hambres.

Amiga, rompe tus cadenas y desafía tus cuatro esquinas, muerde la mano que te da de comer. Vaga, amiga, como el perro callejero, que no pierde tiempo en trifulcas por cuatro esquinas, porque prefiere seguir doblando tantas otras, siempre a la espera de un hueso escondido que solo él podrá descubrir si sigue caminando.

Amiga, si has de ser perra, sé una perra libre, una perra callejera que aúlla a la luna de un mundo sin barreras.

Esther Santiago García

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s