TE RECOMENDAMOS… Piel quemada, de Laura Lippman

Piel quemada, de Laura Lippman

Una reseña de Josefa Molina

Llegué a Laura Lippman como se llega algunas veces -solo algunas- a interesantes obras literarias contemporáneas: por un artículo sobre recomendaciones de lectura publicada en un medio de comunicación. He de reconocer que el género noir y la novela de suspense siempre han sido estilos literarios que me han interesado desde que comencé a leer en mi juventud a la eterna Agatha Christie. En los últimos tiempos me he interesado especialmente en la novela de cuño femenino y fue ese el motivo que me empujó a adentrarme en ‘Piel quemada’.

Laura Lippman

Lippman, escritora estadounidense, afincada en Baltimore (EEUU) aunque natural de Atlanta y periodista de profesión, es conocida por dar vida Tess Monaghan, personaje de ficción, reportera convertida en investigadora privada en Baltimore, que protagoniza toda una serie de novelas de la autora que hoy reseñamos.

Piel quemada (Salamandra, 2021) es una novela publicada este año que finaliza y está considerada como una de las tres mejores obras -hasta ahora- de la autora estadounidense junto a Lo que los muertos saben (2009) y Cuando me haya ido (2015), aunque tiene en su haber una veintena de novelas de género policial y negro.

En esta obra, Lippman narra la relación entre Polly, una mujer víctima de violencia de género y con poca suerte en la vida, y Adam, un detective privado que ha sido contratado para averiguar dónde esconde el dinero cobrado a través de una póliza de seguros de vida y que termina enamorándose de Polly, en una relación correspondida pero repleta de silencios, de dudas y de oscuros pasados, y todo ello teniendo como marco un pueblo perdido y sin expectativas de futuro, en pleno verano de 1995.

Lo que más me ha interesado de Piel quemada no ha sido tanto la historia, casi de clásico de este tipo de género al más estilo norteamericano, sino la forma con la que la escritora profundiza en las debilidades, las dudas y los deseos de las personas a través de una narración detallada, a veces irónica, dando lugar a un texto al que, sin duda, merece la pena acercarse.

Piel quemada constituye, en mi opinión, una novela por la que dejarse arrastrar tranquilamente, sin grandes divagaciones existenciales ni pensamientos profundos más allá del impacto que produce el propio deseo en la piel. Aunque pensándolo bien: ¿hay algo más profundo que ese impacto?

Josefa Molina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s