Maruja Salgado – Recogerse

Recogerse

Al toque de ánimas llamaban en mi casa la oración. Se rezaba otras a lo largo del día: el ángelus a las 12, las cuatro esquinitas, que incansables contábamos a la cama cada noche, los imposibles que rogábamos a Santa  Rita -casi siempre relacionados con un, nuevo, amor platónico-, las súplicas en las tormentas a Santa Bárbara bendita…, pero la oración propiamente dicha, era aquella acompañada de una serie de graves campanadas que sonó de fondo en mi adolescencia, marcando la hora en que tenía que recogerme; dejar la calle, lugar en el que pasábamos las amigas las tres cuartas partes del día.

-Niñas, a las campanadas gordas me tengo que ir. “La primera en la plaza y la última en casa”.

 En aquellas noches me leí “El Quijote”. ¡Claro, qué suerte, todavía no existía el whatsapp!

Maruja Salgado 

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s