Eduardo García – Demasiado humano

DEMASIADO HUMANO
Asistimos a diario a este

cataclismo de silencios.

A la sangre derramada,
por las disuasorias calles,
un día y otro también.

Ahora es siempre cada día
en la sala de espera
de un mañana cualquiera.

Mientras el aire huele
a flores muertas,
la vida se desvanece en
este irreconocible destierro.

Quizás este asesino silencioso
nos atrape a todos,
nos ahogue lentamente
con sus manos.

Hoy el día exhala su propia disnea.

La muerte viaja sin decir adiós,
y la vida se teje indeleble,
en las paredes de sucios
hospitales con olor a desahucio.

Miradas buscando asilo
en el tiempo más absurdo
de esta vida sin nombre.

 

Eduardo García Benítez.

4 comentarios

Responder a escanaverino Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s