Manuel Díaz Martínez – La Academia de los oscuros

 

La Academia de los oscuros

 

Una tarde, en la casa en cuyos muros

borraba el tiempo rostros y alamares,

sentí piedad, piedad por los oscuros.

 

Viviendo a sorbos y soñando a mares,

allí estaban bebiendo vaso a vaso

el aguado licor de sus altares.

 

Allí los vi flotar en el ocaso,

bracear en el temblor de los espejos

y como despedirse a cada paso.

 

Eran todos amargos y eran viejos.

Estaban de regreso y no habían ido.

El ancho mundo les quedaba lejos.

 

Pero alzaban su cántico medido,

hinchado de palabras torrenciales

y de viento y de furia y de sonido.

 

Y les tuve piedad por ser mortales,

temerosos de Dios y del olvido.

 

 

Manuel Díaz Martínez

2 comentarios

Responder a Ruben Mettini Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s