TE RECOMENDAMOS…Una azotea para Alejandro, de Antonio González Croissier

Una azotea para Alejandro, de Antonio González Croissier

Portada_Toni_GC

Una reseña de Rubén Mettini

Hace muy poco terminé de leer Una azotea para Alejandro (2018) la novela que Antonio González Croissier presentó en Arucas el 25 de marzo de 2018, en una cuidada edición de Multiverso Editorial. Durante la lectura, estuve absolutamente fascinado con el universo que construye el autor, narrando las vicisitudes de la peste negra que asoló Madrid en 1348. Me costaba renunciar a la novela a la hora de apagar la luz y, ansioso, volvía al día siguiente a retomarla. Ese enorme placer es patrimonio de solo algunos de los libros que llegan a nuestras manos

En torno a esas fechas del siglo XIV, murieron 50 millones de habitantes europeos. En Castilla, Aragón y Navarra, la enfermedad mató aproximadamente a un millón y medio de personas. Siempre se habla de la suciedad en las ciudades, de las aguas servidas sin canalización y de las ratas como causantes de la enfermedad, pero la peste negra la transmitía la picadura de las pulgas que moraban en las ratas. De todos modos, para el vulgo eran las brujas o los judíos los que provocaban la plaga. Era muy fácil contagiarse, de aquí que los apestados se mantuvieran aislados en hospitales o en especie de guetos donde quedaban abandonados. Este es el trasfondo en que se moverán los personajes de Una azotea para Alejandro.

Los personajes principales y que ponen en movimiento la acción son dos frailes franciscanos, Alberto y Alejandro. Ambos llegan a Madrid con grandes conocimientos de Medicina, de este modo podrán atender e intentar curar a los enfermos. Allí se vincularán a una familia hindú donde destacará Rasid e Hynda, la pareja tiene profundos conocimientos sobre la farmacopea de la época, pero también sobre la exégesis de manuscritos sagrados.

La unión de los frailes con la familia hindú llevará la novela por dos derroteros. Por un lado, ellos descubrirán una insólita y enorme biblioteca en el convento. A través de sus manuscritos, podrán entender la escritura enigmática de ciertos pergaminos y descifrar códices escritos en la época de Cristo, guardados bajo varias y complicadas claves. Por otro lado, y de forma paralela, el monje más joven, Alejandro, conocerá secretos de su vida pasada que solo Alberto, el fraile más anciano, podrá suministrarle, y que nos llevará a un misterio aún mayor. Hynda crecerá como protagonista, veremos a una mujer culta, mentalmente abierta, atractiva, con grandes conocimientos sobre los libros sagrados y los evangelios apócrifos y dispuesta a arriesgarse porque triunfe la ciencia en un mundo de tinieblas. La relación, no siempre fácil, entre católicos, musulmanes e hinduistas en la Edad Media nos dejará patente el intento del autor de apostar por un entendimiento entre religiones históricamente enfrentadas.

Antonio González Croissier elabora una trama complicada, de difícil conducción, que maneja con mano maestra. Construye una tela de araña que se va desentramando a medida que crece la intriga. Al leer la novela, nos admira la precisión léxica y el lenguaje poético que se halla siempre presente. En el todo, el autor se centra en espacios cerrados: la casa de Rasid e Hynda, la biblioteca y la vida cotidiana del convento. El relato no sale a la calle. No se verá la ciudad de Madrid. La epidemia de peste negra se traslucirá por los enfermos que los dos monjes tratan. La labor de investigación que se intuye detrás de la trama, para la construcción de la novela, se nota cuantiosa. González Croissier no solo tuvo que abrirse camino en la Edad Media, sino también explorar sobre las causas y consecuencias de la enfermedad, sobre la interpretación de pergaminos, sobre la exégesis de libros sagrados, además de sobre la vida cotidiana y sobre las costumbres en los conventos. Una obra tal calculo que debe llevar dos o tres años de investigación, previa a la escritura.

Dejo aquí un pequeño fragmento de la novela para dar testimonio de la perfección narrativa del autor. En un momento de la trama, Alejandro lleva a Hynda, adecuadamente disfrazada de monje, a ver la enorme biblioteca que encierra el convento. Enciende las lámparas para iluminar la estancia. Los ojos de la mujer descubren esa maravilla, que nos evoca la Biblioteca de Alejandría y los sueños literarios de Borges:

«El milagro se produjo. Hynda, ni en sus más elocuentes fantasías, pudo imaginar el espectáculo que le brindaba aquella enorme biblioteca que surgía gradualmente de la nada, a medida que la luz corría por sus paredes de una forma casi mágica. Un espectro de reflejos multicolor, ocasionado por el centelleo de los ecos de la luz en las cristaleras policromadas de las estanterías, cubrió de matices el techo y las paredes de la hermosa galería. Era imposible desviar la mirada de aquella impresionante exhibición de belleza. […] Pero Alejandro no solo prestaba atención al asombroso espectáculo sino a la cara petrificada de Hynda y no sabía qué era más hermoso. Sus ojos habían multiplicado su tamaño, sus labios se habían entreabierto y su rostro se convirtió en el escenario de una danza de luces y colores que vibraban al ritmo de la indecisión de las centellas, que oscilaban en el extremo más alto de las lamparas. Durante unos instantes el universo cabía en aquella estancia y aquella estancia era el universo. La felicidad debía ser algo muy parecido a eso, la reducción del universo a la simplicidad más palpable.»

Es la primera novela del autor. Su primer libro se llama Trozos. En al año 2015 llevó a cabo, junto con un compañero, la edición de la revista de arte y poesía llamada Versados. Espero con ilusión su próxima novela, sé que no podrá defraudar al lector.

Rubén Mettini 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s