TE RECOMENDAMOS…Vida con mi amigo, de Bárbara Jacobs

Vida con mi amigo, de Bárbara Jacobs

libro-1466087063

 

Una reseña de Juan Francisco Santana

Vida con mi amigo es un libro escrito por Bárbara Jacobs, ensayista, cuentista y novelista nacida en México, que aborda las conversaciones, entre dos amigos, que giran en torno a las diversas lecturas que les han marcado, incitándonos a buscar información de las obras que no hemos leído o haciéndonos recordar aquellas que, al igual que ellos, hemos degustado en algún momento de nuestro existir.

Desfilarán ante nuestros asombrados ojos autores, libros y personajes que nos son conocidos: Moby Dyck, Robinson Crusoe, Los hermanos Karamazov, Tartarín de Tarascón, Tío Vania o Virgilio; otros menos conocidos, para la inmensa mayoría, como el poeta José Batres Montúfar; también obras mucho más profundas, jugando un papel fundamental la filosofía, y así comparte, entre otros, el Concepto de la angustia de Kierkegaard; sin olvidarse de la música, mostrándonos a Liszt, o la angustia, a través del actor Laurence Olivier, cuando pasaba un mal trago en el momento de salir a escena. Un libro cargado de mensajes y de reflexiones e invitándonos a participar de ellas

A través de sus lecturas, las de esos amorosos amigos, iremos acercándonos a esa relación de amistad de pareja, a sus interioridades y a sus gustos, a un paseo por el mundo de la escritura pero que no se queda meramente en eso. Nos vemos inmersos en ese viaje al corazón de la autora y a sus preferencias literarias y ante los corazones que se le abren a Bárbara Jacobs a través del mágico mundo de la literatura.

Una delicia muy particular, yo diría que algo diferente, cargada de citas y lanzándonos un claro mensaje, una incitación a saborear el mundo de la cultura para que, como decía Gracián:

Son tontos todos los que lo parecen

y la mitad de los que no lo parecen.”

¿Los escritores cómo van a ser tontos? – el amigo se pregunta y luego nos dice “un poeta, incluso si es bueno, puede ser tonto; un prosista, aunque sea malo, no puede ser tonto…” para rematar diciéndonos que “un escritor es tonto si se dispersa…pero antes de escribir Joyce cantó, y antes de ser prosista fue poeta.” A su manera nos implica, nos empuja a participar de lo que escribe, de lo que ha experimentado con la cultura y con el saborearla, no sin dificultad.

En el diálogo entre los dos amigos surge, entre otros muchos temas, el del éxito, en la cultura en general y en la literatura en particular, que puede no presentarse o tardar en mostrarse, por lo que habrá que esperar a ver si llega con el paso del tiempo, como le sucediera a, la escritora y coleccionista de arte estadounidense, la oscura e incomprendida, Gertrude Stein que escuchó los aplausos, por primera vez, al final de su vida, según podemos leer en un momento de esta curiosa lectura.

La protagonista nos manifiesta, abiertamente, lo bien que se siente junto a su amigo y a sus amigos, tan numerosos, que se le acercan cada vez que los lee o los recuerda: ¡Qué lindo es ser feliz! – nos dice el amigo mientras, que abrazados, se quedan dormidos hasta el amanecer. Un final feliz para una lectura incitadora y compleja, como nos decía, en el prefacio, su autora: “lamentaría que Vida con mi amigo fuera un libro de lectura fácil”.

Juan Francisco Santana Domínguez

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s