TE RECOMENDAMOS… Subsuelo, de Marcelo Luján

Subsuelo, de Marcelo Luján

subsuelo

Una reseña de Josefa Molina

Subsuelo‘, de Marcelo Luján, (Buenos Aires, 1973) –marceloluján.com–  es la obra ganadora del Premio Hammett 2016. El premio Dashiell Hammett, como saben, es un galardón auspiciado por la Asociación Internacional de Escritores Policíacos en 1987 en honor al escritor estadounidense Dashiell Hammett (autor, entre otras obras, de ‘El Halcón Maltés’) para distinguir a la mejor novela policiaca escrita en español. El galardón no posee recompensa monetaria y se entrega anualmente desde 1988 durante la Semana Negra de Gijón (Gijón, Asturias).

marcelo-lujan

Aclarado todo ésto, una piensa: vale, si es un premio Hammett, estoy frente a una novela policíaca. Pues no. Y ahí está el intríngulis de esta obra: no es una novela policíaca, pero sí es negra, rabiosamente negra. Negra en el sentido de oscuro, de escarbar en las más bajas pasiones de un grupo de personas de lo más normales tanto, tanto, que pueden ser tu familia, tus hijos, tus amigos, tus parientes.

Ahí está la maestría de la obra: en ampliar la visión clásica de la novela de género negro y sacarla de su contexto para hablar de novela que profundiza en lo más espeso y oscuro de las pasiones humanas: el odio, el dominio de una persona sobre otra, el sexo como moneda de cambio con el que comprar el silencio, lo sumamente inmoral que puede llegar a ser un adolescente que abusa de su hermana…

Y esto me lleva a la siguiente reflexión: ¿acaso no estamos hablando del ser humano? Las normas tienen que existir para marcar los límites del comportamiento. Pero, ¿y si esos límites no hace falta marcarlos porque tenemos el poder de imponer el silencio? Para reflexionar, ¿no?

En mi opinión, Subsuelo narra una historia en la que los protagonistas son personas normales que se reinventan en ‘malvadas’ cuando saben que pueden serlo, abusando y engañando a los demás. ¿No les resulta rabiosamente de actualidad en nuestra sociedad  contemporánea? Basta con abrir un periódico y ahí está: la maldad, el engaño, el abuso, la delincuencia,  el tráfico de personas, el robo, …. la violencia en todo su máximo esplendor.

Lo grandioso es que Luján no sitúa la trama en un ámbito en el que ya, de por sí, podríamos suponer que la maldad se encuentra a sus anchas, como es el ámbito policial o/y de la delincuencia, sino que sitúa esa maldad en una familia media burguesa de lo más normal. Y enfatizo el término ‘normal’. Entiéndase: una pareja con dos hijos, chico y chica, mellizos, con recursos, con estudios. Vamos, nada de familia desestructurada donde la violencia, los abusos y la delincuencia sean el pan nuestro de cada día.

Y hasta aquí llego. No voy a contarles nada más porque mi recomendación es que lean la novela con sumo interés. Les aseguro que les va a impactar.

Facebook: Josefa Molina

Anuncios

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s