FOTO-RELATO Candados para casas vacías

Candados para casas vacías

foto

 

Muchas de las cosas que se pudieron rescatar se quedaron en cajas.

Había supuesto tanto dolor la pérdida, que ahí se quedaron,

arrinconadas. Algo en lo más profundo del alma impedía de nuevo

colocar las fotografías de los niños cuando era pequeños, o los cuadros

que estaban en las paredes. A veces, sin quererlo, llegaban a la mente un

sin fin de recuerdos. El largo pasillo donde los hijos dieron sus primeros

pasos, la primera celebración de navidad, la familia al pleno

con la vajilla a estrenar, la siesta en el sillón rojo o las tardes de merienda en la

terraza con vistas. ¡Tanto cariños entre esas paredes se cobijaron!

Y ahora, candados para casas vacías.

Desde aquel día en que la policía llamó a nuestra casa y nos obligó a

dejarla, todavía sacando bolsas y lágrimas, nos decimos unos a otros que

al fin y al cabo ha sido una pérdida material, que estamos tristes,

jodidos, pero estamos. Y que el recuerdo, el amor y nuestro hogar no se

desahucian.

 

 

texto

 

Texto: Raquel Martínez

Foto: Mar Padilla

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s