FOTO-RELATO Azul

AZUL

  Azul se me murió la madrugada
  mientras buscaba en la ciudad oscura
  que el brillo de una estrella iluminara
  la ruta que perdí.
                                No había un punto de luz,
  la irrealidad del sueño me cegaba;
  un negro laberinto me ofrecía
  callejuelas estrechas, retorcidas,
  plagadas de fantasmas que intentaban
  devorarme los ojos, y reían
  frente a mi desconcierto sin salida.
  El miedo convirtió mi voz en grito
  que desgarró la piel del universo,
  y se clavó en los poros de mi entraña
  como una puñalada que quisiera
  morderme la raíz del sentimiento.

  El cielo se calmó, del fondo del abismo
  surgió como una tenue pincelada,
  un débil resplandor rompió el espacio…
 
 Y me senté a esperar que amaneciera.



  Francisca Díaz Fernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s