Marlenis Castellanos – El tiempo de Dios es perfecto

El tiempo de Dios es perfecto


Ella fue monja, él fue sacerdote. Se conocieron en una pequeña parroquia del norte de España, donde ambos servían a Dios. Hoy se despiden con un beso, en la parada frente a la cafetería que siempre huele a pan recién horneado, en el centro de Las Palmas. Ella es peninsular. Su ropa, su manera de subir a la guagua, la delatan antes que su acento. Sube y se sientan del lado de la ventana, para poder despedirse con un discreto beso “volao”. Él le responde cruzando las manos sobre el corazón. Los ojos de ella, detrás de la mascarilla, sonríen todo el camino.

Marlenis Castellanos

6 comentarios

  1. Precioso, Marlenis. Si te dijera que conozco a un par de personas que dejaron el Seminario una de ellas, el ser sacerdote y convertirse en profesor, el otro, por encontrar el amor de otros ojos y ser correspondidos… Tan real…

    Le gusta a 1 persona

Responder a galdar21 Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s