Roberto Iglesias – Mi nota

 

Mi nota

Golpean con la mano en una puerta.

PROFESOR: ¿sí?

Alumno: ¿se puede?

PROFESOR: si, sí, pasa pasa…estaba por aquí recogiendo papeles para no variar. Dime ¿en qué te puedo ayudar?

Alumno: hola, buenos días, profesor; verá, yo venía a hablar e mi nota

PROFESOR: ah, ¿qué le pasa a tu nota?

Alumno: bueno, yo venía a hablar de…de…mi 8

PROFESOR: ah, de tu 8..ya …

Alumno: Es que yo necesito….

PROFESOR: Espera, espera…¿de qué nota me estás hablando?

Alumno: bueno…del último examen que hemos hecho

PROFESOR: sí, claro, pero ese aún está por corregir

Alumno: ya, ya por eso porque yo necesitaba que…

PROFESOR: ahhh tú “ne ce si tas”..Ya, ya veo…¿y qué necesitas?

Alumno: bueno, verá, es que yo necesito sacar un 8 o más de un 8, usted me entenderá

PROFESOR: no, no te entiendo mucho. A ver, explícate

Alumno: necesito esa nota para hacer media para cuando haga la selectividad entonces…

PROFESOR: para, para…¿pero ahora estás en primero de bachillerato, no?

Alumno: sí, claro profesor pero desde ahora cuenta ya la nota

PROFESOR: ah, vale, es verdad

Alumno: claro necesito buena nota para poder estudiar medicina

PROFESOR: pues …¿qué lastima, eh?

Alumno: ah, ¿sí? ¿por?

PROFESOR: Porque no va a poder ser. Al menos debieras de tener un poco de de-cen-cia y esperar a que corrija y veas qué nota tienes ¿no?

Alumno: ya, pero es que yo quiero…

PROFESOR: ¡¡yo quiero, yo quiero! Ya empezamos con el yo quiero….

Alumno: sí,claro…pero no se altere profesor, verá como me va a entender

PROFESOR: aaaah ¿¿te voy a entender???? Ah, pues sí…si me lo explicas haré el esfuerzo, hombre… A ver ¿qué debo entender?

Alumno: su hija, ¿se llama Claudia, verdad?

PROFESOR: sí, se llama Claudia ¿qué pasa con ella? ¿acaso la conoces?

Alumno: jejej que si la conozco… ¡Pero si somos novios, profe!

PROFESOR: ¿cómo? ¿tú? Tú y ella ¡¡¿¿sois novios?!! Ahora me entero…¡¡lo que me faltaba, joder!!

Alumno: pero, pero si…me quiere mucho ¿lo sabía?

PROFESOR: no, no lo sabía… últimamente no me hablo mucho con ella la verdad. Con que te quiere mucho, ¿eh?

Alumno: siiii, no sabe lo que estaría a estar dispuesta a hacer por mí…

PROFESOR: no te pases … ¿qué estás insinuando?

Alumno: …¿le gustaría ser abuelo?

PROFESOR: ¿cómo? ¿qué quieres decir?

Alumno: cálmese, profesor, le estoy diciendo que si a usted le gustaría ser abuelo

PROFESOR: ya te entiendo..ya….no te paseesss…

Alumno: total, un 8 no es tanta nota ¿verdad?

PROFESOR: ah, ¿no? antes de puntuarte, ¿no? ¿Cuando quizá tengas solo un miserable 4? Si es que llegas claro, eso ¿no es mucho?

Alumno: hombre, profesor, piénselo así: comparado con la estabilidad emocional y mental de su hija…

PROFESOR: ya…ya…

Alumno: Porque me quiere mucho ¿sabe? Le podría contar cosas que le encanta hacerme cuando me quito el …

PROFESOR: ¡calla! ¡no me cuentes nada! No lo quiero saber y menos de ti. Mira, no tengo ganas de ver sufrir a mi hija y mucho menos por tu culpa

Alumno: ah, qué bien, profesor, veo que lo ha entendido. Entonces, accede libremente a ponerme el 8, ¿no?

PROFESOR: mira….¿te acuerdas de Alberto? ¿de Alberto Herrero?

Alumno: sí, claro que me acuerdo profesor

PROFESOR: ahh, ¿lo conocías?

Alumno: claro, profesor, era mi mejor amigo. Aún no me he repuesto de su pérdida

PROFESOR: ah…era tu mejor a-mi-gooo….ya…qué pena, ¿eh?, que se suicidara tirándose por al ventana del instituto

Alumno: Sí, profesor, fue un trauma imborrable para todos nosotros. Yo aún no comprendo por qué lo hizo….era tan alegre…tan…

PROFESOR: vaya, vaya, veo que no lo has superado…eh…¿pues sabes qué? Voy a contarte una cosa: ese fatídico día, vino también a hablar conmigo

Alumno: ah, ¿sí?

PROFESOR: Sí, sí, él entro directamente exigiendo un 10 y con una navaja en la mano, todo eso, no lo sabías, ¿verdad?

Alumno: ¿con una navaja?

PROFESOR: sí, como lo oyes: con una navaja y pidiendo directamente un 10, este era como tú pero peor, entró exigiendo, sin más. Qué pena que cayera por la ventana envuelto en aquella cortina negra, ¿verdad? Qué pena….

Alumno: pero profesor, ¿qué está insinuando?

PROFESOR: lo mismo que tú. ¿Sabes leer entre línea, no?

Alumno: Pero cuando lo recogieron no tenia ninguna navaja

PROFESOR: claro, calló sin la navaja…ah, es que tú no sabes que hago artes marciales, ¿verdad? Por tu cara veo que no lo sabes. Que digo yo que  tú no querrías que te ocurriese algo similar, ¿verdad? Un suicidio a tu edad podría ser muy traumático para tu familia…¿Tienes hermanos pequeños?

Alumno: Bueno, profesor, mire. Creo que se me está haciendo un poco tarde y ese 8 puede esperar a que usted corrija y me ponga la nota más adecuada a mi esfuerzo.

PROFESOR: Ah mira, ¡qué bien! Veo que lo has entendido rápidamente: la nota más adecuada “según” tu esfuerzo”. ¿Ves como en esta vida hay que dosificarse? Si no puede ocurrir que la dosis se invierta…

Alumno: Sí, será lo mejor. No tenga prisas, ya me enteraré de mi nota por el tablón de anuncios, profesor. Que tenga un buen día

PROFESOR: Me encantan estas situaciones cuando nos entendemos y respetamos tanto. Qué maravilla, sí, señor, esta profesión tiene momentos maravillosos. Anda, sí, vete, que te veo con prisa.

Roberto Iglesias

Anuncios

4 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s