Roberto Iglesias – Ex novo

Ex novo

 

En el principio no fue el logos.

Fue una intentio pura y abstracta que abrigó dentro de sí el sueño de llegar a ser acto puro.

Rodeada como estaba de la nada más absoluta contenía en sí misma un punto infinitesimalmente concreto: la totalidad de lo venidero. Detenida en el más puro de los silencios  permaneció durante eones imaginados, así: ignorada y quieta. Al abrigo seguro de su inexistencia.

Pero toda cogitación eternamente meditada, todo  querer llegar-a-ser, aunque constantemente reprimida por temor a no ser perfecta, termina por exigir el deseo de su brotar, el clamor por demostrar su propia eternidad contenida. Y en un instante vacío de voluntad, ajeno a todo momento, brilló una luz desde la profundidad más oscura que habita en el fondo de un  punto negro.

Así fue como la intención explotó desde dentro de su misma nada, así fue como la forma se impuso con dulzura sobre la materia y en su desplegar, habitó el tiempo como una consecuencia necesaria

¡Sí!  En el principio fue la luz. Una luz omnisciente, una luz genética creadora en su mismo lucir y su mismo expandir, una luz que ordenó la materia caótica con figuras reconocibles, que dotó a lo inerte de su destino de vivencia.

Con el tiempo un ser vivo evoluciona y habla. Escribe. Pensó que así pensaba. Usó las palabras y lo llamó Dios. Las palabras cuando no mienten, engañan.

 

Facebook: Roberto Iglesias

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s