Francisco Lezcano Lezcano – El acantilado de basalto

El acantilado de basalto

acantilados_de_moher_5374_630x

Gigante de basalto en trono de silencio,

en tus hombros aves marinas hacen nido.

A tu sombra, las ballenas azules parecen peces.

 

He escalado, palmo a palmo, tu armadura,

hasta  tu penacho de pinos

que escriben con resina

poemas de aire y viento en las nubes.

 

Me he sentado en la hierba

para oír tus pensamientos.

He entornado mis párpados

para ver tus olores.

He abrazado los árboles

para creer que el corazón existe.

 

A la caída de la tarde,

cuando el sol languidece

entre líneas horizontales de ámbar

y de aves emigrantes,

cuando los primeros tules de la noche

se extienden por los prados

arropando a los pájaros diurnos

y abriendo las puertas a los noctámbulos…

 

A la caída de la tarde,

me quedo en éxtasis

a tus pies que no son de barro,

con mi oreja sobre tu piel de piedra,

oyendo el rumor de mis ríos de libertad.

 

Y de pronto, si poderlo evitar,

rompo a reír y a reír…

 

Blog Francisco Lezcano Lezcano

Anuncios

3 comentarios

  1. También en mi enhorabuena desde Londres. El poema es buenísimo, me encanta tus imágenes y tus contrastes y está bellamente escribo, escribe otros más y deléitanos otra vez. Gracias por hacernos sentir como sientes tú. Besos y abrazos, Andrea Molina. El poema es maravilloso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s