Josefa Molina – Proposición

Proposición

No me gustan sus llamadas. Cada vez que suena el móvil, miro la pantalla y veo su nombre, se me revuelve el estómago. Ya le dije que no me volviera a llamar pero insiste. Durante un tiempo, charlamos con frecuencia por teléfono. Era fascinante su conversación infernal, incluso divertida. Se hacía el interesante, me prometía una vida de lujos, sin esfuerzo ni preocupaciones. Pero luego me pidió lo que me pidió y dejé de contestarle. Ni siquiera respondía a sus mensajes.

Entonces, la situación empeoró. Un día me encontré la habitación revuelta, la ropa tirada, los libros sembrados por el suelo. ¡Hasta dibujó con sangre una estrella de cinco puntas bajo mi cama! Qué poco original…

Ya le he dicho por activa y por pasiva que no me interesa para nada su proposición. Mi alma es mía. Pero no, él insiste. La verdad, no sabía que Satanás fuera tan pesado.

Josefa Molina

josefamolinaautora.com

6 comentarios

  1. No solo es pesado, sino impertinente. 🤣
    Estupendo. Que no falte la mano izquierda para tratarlo. Nunca se aleja del todo.
    Un beso. Estupendo relato.
    Lola May.

    Me gusta

Responder a Pepa Marrero Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s