Marlenis Castellanos – Solo pasa en el cine

Solo pasa en el cine

En las películas, la tetera suena en el momento del crimen. La imagen y el sonido del vapor apagan el ruido de la bala, ahogan el sonido del cuerpo que cae o hacen coro a un grito de terror. Lo sabía porque ese género le apasionaba. Por la cercanía del tema, nunca se sintió cómodo con las teteras que compraba su mujer. Tenía varias y la verdad es que eran de buen gusto.

Pero no soportaba estar cerca de ellas cuando oía el sonido fatídico. Se alejaba de la cocina, y de ser posible hasta de su casa, cuando el agua se evaporaba por el esbelto cuello. No era cobarde. Que quede claro.

Temía a pocas cosas y en la cocina nada le era ajeno. Le gustaba cocinar y especialmente, usar la olla de presión. Era su utensilio preferido. Por eso le causaba tanta gracia el terror de su mujer cuando le veía poner la tapa de seguridad a la olla express. Huía despavorida mientras alertaba que la válvula no estaba bien. Que nunca le habían hecho mantenimiento.

Él sonreía con ternura, mientras la olla comenzaba a hacer su trabajo y el humo se apretujaba para salir con dificultad por el pequeño y casi taponado orificio de la tapa.

Marlenis Castellanos

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s