Ángela Molina – Orlando enamorado

Orlando enamorado

A Filippo

 

Te arrancamos tu infancia
tenias quince años y una historia

compañeros amigos profesores
Un padre

Yo fui el verdugo
fui yo quien cortó la soga de tu ancla

Ya no estudiaste a Dante
ni a Orlando Enamorado
No volviste a hablar en italiano

Yo fui la hoz del desarraigo

Ya no hubo padre que viniera a buscarte
Ni hogar ni techo ni el escudo
de Medusa en tu cuarto

Yo te seguí las lágrimas
que siguieron verti
éndose corazón
y alma adentro sin confesión
posible

Niño extranjero y solo así
te convertí, ateridos,
todos sin afectos

Tu también te inmolaste


Pagamos este absurdo

Ángela Molina

2 comentarios

  1. Angela Molina consigue contarnos un fragmento de su vida (y la de su hijo), evocándonos, al mismo tiempo, el Orlando Furioso de Ariosto y ese escudo donde la Medusa se refleja con las serpientes retorciéndose en su cabeza. Un poema muy bello. Pero tratándose de esta poeta, ya es habitual la belleza.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s