Ángela Molina – Orlando enamorado

Orlando enamorado

A Filippo

 

Te arrancamos tu infancia
tenias quince años y una historia

compañeros amigos profesores
Un padre

Yo fui el verdugo
fui yo quien cortó la soga de tu ancla

Ya no estudiaste a Dante
ni a Orlando Enamorado
No volviste a hablar en italiano

Yo fui la hoz del desarraigo

Ya no hubo padre que viniera a buscarte
Ni hogar ni techo ni el escudo
de Medusa en tu cuarto

Yo te seguí las lágrimas
que siguieron verti
éndose corazón
y alma adentro sin confesión
posible

Niño extranjero y solo así
te convertí, ateridos,
todos sin afectos

Tu también te inmolaste


Pagamos este absurdo

Ángela Molina

Un comentario

  1. Angela Molina consigue contarnos un fragmento de su vida (y la de su hijo), evocándonos, al mismo tiempo, el Orlando Furioso de Ariosto y ese escudo donde la Medusa se refleja con las serpientes retorciéndose en su cabeza. Un poema muy bello. Pero tratándose de esta poeta, ya es habitual la belleza.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s