Juan Francisco Santana – Conversando con el tiempo

Conversando con el tiempo

Le dije al tiempo, ya no recuerdo cuándo, cuando aún creía que envejecer era un imposible, ¡ha tanto!, aprieta mis manos y hazme tu amante por siempre, para desde el eco que quiso eternizarse gozar del conversar con las auroras y de la contemplación silenciosa de las atardecidas. No creo que caso me hiciera pues nada ha cambiado, al menos no siento su peso ni tampoco su prédica, ni su idea de hacerme suyo, cuando sé que lo desea, y sí su caminar, pisándolo todo, dejándome a la espera… pero nunca sentado ni tampoco a su vera.

Sacarle el lado más amable al tiempo pretendo, le intento lenizar y le flirteo mas se hace fuerte, como cruzado orgulloso de blandir espadas sobre cuerpos inocentes. Imposible, yo diría, enamorarle y por ello al encontrarle, aunque desde un otero yo le vea, desde lejos, le siento apartadizo e insensible; así le siento yo cuando le siento, cuando le observo vencer las ataduras, tan fríamente, tan distante, sin apego pero puntuoso caigo en la cuenta que duda, al brindarle mi cuerpo, y es cuando trato de escribir versos que sólo con el no tiempo quedan reflejados en los ojos que no celan y que sé me esperaran eternamente.

¡Cuánto se aleja la fecha de mi acuno…! y los besos que durante aquellos enrojecidos amaneceres me cubrieron. Su huella en mi piel han dejado los abriles y la ciega gallinita apenas distingue las letras en el avejentado papel, en el más primigenio de aquellos gráficos sentires iniciales. Fueron años en el que el paso de los camellos, los que se movían lentos, me despertaban de madrugada para que sintiera las caricias de los seres más amados. Inmensa suerte tenía al poder abrazarles pero, sin que yo fuera consciente, se presentó, vestido de negro, el señor del reloj y uno tras otro se fue llevando, sin que pudiera detener su inexorable minutero, a quienes tanto me querían.

¡Le grité, le maldije…le supliqué! No se inmutó. En sueños se vuelve a presentar, de vez en cuando, desde entonces. Sólo, en la distancia, se vuelve a responderme, mirándome fijamente a los ojos, con palabras que me saben a añejo. Un día te haré mío, me pareció escuchar, de su boca, en un paisaje de dunas, la fecha en la que no podrás de nuevo a negarme tu compaña. Le sonreí, aunque les cueste creerlo, y de mi labios surgieron, sin pretenderlo, cientos de pétalos de malvas rosas que la brisa esparció a los cuatro vientos.

Cuando vuelo, en ocasiones, junto a mis mitos inventados, los que no desean dar sus nombres, se me acerca y me dice, rozándome con sus fríos miembros: ¡siento tu cercanía! Me musita, como si en éxtasis estuviera, que no pise el fimo, que no le deje escapar, que aproveche su etérea presencia, maximizándola, y que no banalice ni juegue con el polvo mecido por las caricias del alisio. Le dije que ni murallas, ni vallas, ni fronteras, ni pateras y sí campos abiertos repletos de árboles frutales y flores a raudales en donde Libertad toque la flauta y Dignidad se siente al piano, cual Brahms fuera, y así las aves, los insectos, las sirenas, los delfines y también faunos, hadas y dragones se atreven a cantar al tiempo y es cuando éste, embelesado, se detiene, atento, sin que otros se percaten de que la vida se para, por instantes.

Muchos son los mortales que deciden, no sin temor, mirar a los ojos al Tiempo, viendo en su iris el finar de las mariposas que caen al suelo, perdiendo sus alas, y como la eterna llama se apaga y todo en la oscuridad queda. Sólo los que tocan a las puertas de la morada de Cronos, los que se atreven a conversar con él en sus dominios, logran adelantarle en su carrera, logrando retozar con inmortales y así seguir, por siempre, el sendero que nos lleva al barranco en donde duerme la luz que dice llamarse el destello de todos los destellos.

Juan Francisco Santana Domínguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s