Marlenis Castellanos – Etiquetado

 

Etiquetado

Los apelativos  y los calificativos siempre le llegaban como una bala al corazón. Directo y con efecto brutal. Cuando su madre le decía idiota, la reacción de su cuerpo era de semi parálisis en las piernas. Idiota le hacia caminar lento por horas. Un maestro le gritó imbécil y durante varios días segregó saliva a borbotones. En la universidad una profesora le dijo cretino y su cuerpo se puso rígido como una flecha. Su mujer le decía “mi bellísimo” y toda su piel se tornaba rosada.

Nunca quiso abrir un diccionario para saber porqué algunas palabras convulsionaban su cuerpo y otras le causaban tanta dicha. Hasta  el día que ella le dejó y antes de cerrar la puerta, acompañó su adiós definitivo con la lapidaria frase, “majadero”. Buscó en internet y leyó las once razones por las cuales perdió al amor de su vida: estúpido, idiota, imbécil, bobo, torpe, martuerzo, sandio, memo, mentecato, necio, simple.

La definición que leyó fue tan contundente y dolorosa que su corazón dejó de latir al leer el último sinónimo.

Facebook: Marlenis Castellanos

 

Anuncios

4 comentarios

  1. La idea del microrrelato es muy buena. Me gusta esa relación entre la pronunciación de las palabras y un efecto en el cuerpo del que las recibe. Enhorabuena, Marlenis Castellanos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s